Tiempos prehistóricos

Destacaremos el conjunto de yacimientos arqueológicos de los Cerros de San Pedro, en el cual se han encontrado restos de un pequeño cetáceo  que datan del mioceno (25 mill. de años); los primero restos de asentamiento humano son  vestigios de un poblamiento al aire libre del Neolítico continuándose la ocupación del asentamiento hasta época romana de forma ininterrumpida.

De época ibérica encontramos la ciudad de Obúlcula, que se ubica a los pies de la A-4 y en los terrenos del Castillo de la Monclova; una ciudad que desaparece en el s. III d. C., los vestigios arqueológicos de la misma nos dan la cronología de la misma, así como el estudio de las fuentes documentales antiguas nos desvelan datos de su existencia y actividad socioeconómica y sobre todo bélica.

Época Romana

La presencia romana se percibe muy pronto en los núcleos ibéricos, Cerros de San Pedro y Obúlcula, donde se han encontrado restos de cerámica campaniense en los primeros y un  ataúd de plomo, monedas y restos de dos edificios, posiblemente unas termas, en la segunda. Debido a la pacificación de Hispania se abandona el hábitat de los Cerros de San Pedro a causa de la lejanía de la Vía Augusta.

La dominación romana potencia las ciudades ya existentes como base de su administración, pero, frente a la urbanización de las antiguas poblaciones, hubo una clara tendencia a la dispersión de la población, proliferando las villae o granjas de explotación agrícola, situadas en suelos fértiles. En Fuentes de Andalucía se han encontrado restos de estas villae, como puede ser las situadas en los cortijos de Santa Juliana, el Travieso, el Mermejo, la Argamasilla, Aljabara, Mata Elvira, la Añoreta, el Notario, la Fuente de la Reina y en el actual casco urbano la Calle la Luna.

Época Visigoda

En nuestro término son escasos los restos visigodos encontrados; en los Cerros de San Pedro; en la Aljabara donde se encontró un tesorillo de monedas de oro en perfecto estado, posiblemente para pagar alguna soldada; y en la Añoreta, con la presencia de dos tumbas.

Época Musulmana

Las tierras del término de Fuentes de Andalucía estuvieron bajo dominio árabe hasta el año 1246 que fue reconquistada por las huestes de Fernando III el Santo. Perteneció a la actual Cora de Carmona, que ocupaba los actuales términos de Carmona, El Viso, Mairena del Alcor, Guadajoz y Lora del Río.

Sin embargo, en sus tierras no aparecen numerosos testigos de su ocupación. Según la Carta Arqueológica del municipio aparecen 23 yacimientos, que se contraponen con los textos del repartimiento, en los que la zona aparece desolada. El más importante vestigio de la presencia musulmana en nuestras tierras lo constituye los restos del Castillo de Fuentes, origen del actual casco urbano. Entre los territorios de aparece nombrado la Alhavara, territorio dado a la orden de Alcántara en los repartimientos realizados por Fernando III en la reconquista. También aparece como Hueyt Alhauara, el término podría hacerse referencia a la fuente que existe en sus tierras.

La Reconquista Cristiana

Analizando las crónicas cristinas de la reconquista de Sevilla, podemos llegar a la conclusión de que las tropas cristianas llegaron a las tierras donde se asienta Fuentes en 1246.

… e él fuese para Córdoba, e duró y pocos días, esto fue en quanto se guisó en que non ouo punto de vagar. Des y mouió e allí e fuese para Carmona, e fizo astragar e tajar quanto de las puertas afuera falló. E fizole y gran daño e tomaron y muchos moros e moras …

De las Crónicas de los Veinte Reyes.- Libro 15, Cap. 22

Pero habrá que esperar hasta el 21 de septiembre de 1247 para hacer oficial la conquista de Carmona y consecuentemente le comienzo de las tierras de la zona a través de los repartimientos.

La Villa de Fuentes aparece incluida en término de Carmona según el alfoz otorgado por privilegio de Alfonso X el Sabio en 1255 a esta ciudad.

Formación de Fuentes

La primera noticia que tenemos de Fuentes es que fue propiedad de Don Ruy Pérez Ponce de León, casado con doña Isabel de la Cerda, sin hijos, que murió en 1354 y que había cedido el castillo, de la plaza donde nos encontramos, como dote a su sobrina doña Urraca Alonso de Portugal, en Sevilla el 12 de junio de 1335, al casar esta con Alvar Pérez de Guzmán.

Pronto cambio Fuentes de propietario y Señor; el 20 de enero de 1374 Alfonso Fernández de Sevilla contrajo matrimonio con Isabel Belmana, y con su dote compró Fuentes por 1.600 doblas moriscas a Martín Fernández de Guzmán. A este matrimonio, Enrique II les concedió el mayorazgo con el Castillo de Fuentes y unas casas en la collación de San Marcos  de Sevilla y de los que procede la casa de los Marqueses de Fuentes, que tomaron el apellido de su señorío y habitaban en el Castillo de Fuentes.

A partir de esos momentos históricos, los esfuerzos que realizaron los Señores de Fuentes para conseguir un ámbito territorial y jurisdiccional para su señorío se encontraron con la oposición del Concejo de Carmona.

Los pleitos y conflictos entre Carmona y el Señorío de Fuentes acabaron hasta que en 1552 Felipe II vendió a Don Álvaro de Fuentes y Guzmán los terrenos situados a media legua alrededor de la Villa de Fuentes para que le sirviese de término y concedió a los señores de Fuentes jurisdicción civil y criminal sobre ellos, algo que no vasto a los señores de Fuentes ya que siguieron cogiendo terreno de las tierras de Carmona.

Época Moderna

Debido a los múltiples pleitos y disputas que los señores de Fuentes tienen con la ciudad real de Carmona, el Rey Felipe III decide concederle el Marquesado en 1603 a los Señores de Fuentes, y con el establece definitivamente la delimitación territorial con Carmona.

Los acontecimientos importantes en el seno de la familia del Señor de la villa siguen formando parte integrante de la vida municipal. Así, cuando el cabildo conoce la concesión por parte de Su Majestad el Rey Felipe III del título nobiliario de Marqués de Fuentes a Don Gome de Fuentes y Guzmán, IXº Señor de la Villa, proclama, mediante el pregón correspondiente, la alegre noticia al pueblo, para que haga fuegos  y acuda a las fiestas de toros y cañas que se celebran en su honor. El mismo pregón proclama a los vecinos el feliz casamiento de don Gome de Fuentes y Guzmán y Doña Catalina de Sandoval, dama de la Reina.

Entre los siglos XVI y XVIII se lleva a cabo el desarrollo y formación más acentuada de Fuentes; es en esta época cuando se configura el actual caserío del casco histórico y construyen y finalizan los palacios, iglesias y conventos, así como las construcciones civiles más relevantes como el Ayuntamiento o la Fuente de la Reina.

Durante esta este periodo la base principal de la economía fontaniega era la agricultura y la ganadería que conllevó a un tipo de construcción autóctona, eran casas largas que albergaban al final un corral o cuadra para meter el ganado y con planta alta a dos aguas donde almacenaban el grano o la comida.

Época Moderna

En este periodo se lleva a cabo la actual formación del término de Fuentes de Andalucía con la unión de las tierras del marquesado de Fuentes y del Señorío de la Monclova.

Fuentes de Andalucía fue escenario del nacimiento, en el siglo XIX, de personajes tan importantes como D. Francisco Armero Fernández de Peñaranda (1802 - 1867), Iº Marqués de Nervión y Iº Ministro y Ministro de Guerra con Isabel II, así como Almirante de la Marina Española, que estuvo vinculado a episodios tan relevantes para la historia de España como las Primeras Guerras Carlistas; otro personaje ilustre, que nació en Fuentes en el XIX, fue Doña Manuela de Luna, considerada heroína española de la Guerra de la Independencia contra Francia. También de Fuentes es Celia Méndez y Delgado conocida como Madre María Teresa del Corazón de Jesús Fundadora de la Congragación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús; en la casa nº ---- de la Calle Carrera, donde nació, hay una placa que recuerda tal hecho.

El inicio del s. XX fue pausado y tranquilo para los fontaniegos, pero el estallido de la Guerra Civil y de la terrorífica Dictadura de Franco, hicieron que las vidas de la gran mayoría de los fontaniegos se tornaran a tormento y desesperación. Hay varios testimonios, tanto visuales como documentales, que relatan y escenifican el sufrimiento que sufrieron los fontaniegos en esta época; estos son el libro Crónicas del Siglo XX, la película Tierra de Rastrojos y  el documental Fuentes de la Memoria.

Después de la Dictadura Franquista afronta el periodo democrático con la mayor normalidad; iniciando el s. XXI, como pionero en el campo de la modernidad y el desarrollo tecnológico; siendo escenario de las técnicas más innovadoras en el campo de las energías renovables, con la colocación de la central termosolar Gemasolar, que cambia el cielo fontaniego catapultándolo al futuro, o la aplicación de tecnologías limpias a la vida cotidiana del municipio.