Ecoturismo (Fuente de la Reina)

El entorno natural de Fuentes ofrece al visitante, un paisaje característico de la campiña mediterránea, donde los cultivos cerealísticos de la zona (girasol y trigo) se combinan con olivares y zonas de matorral de garriga.

Esta vegetación junto con la presencia de los cerros y algunos arroyos estacionales, representan la mejor opción para conocer la campiña sevillana, ya que lejos de la explosión urbanística e industrial de la mayor parte de la provincia, Fuentes de Andalucía sigue conservando su encanto tradicional, tanto en su entorno paisajístico, como en su urbanismo.

Dependiendo de la temporada que elijamos, el paisaje agreste nos mostrará diversas facetas, aliciente sin duda para conocer las diferentes características del campo andaluz.

Entre febrero y abril, los campos se visten de verde, ofreciendo a la vista un horizonte ilimitado de verdor movido al son de los vientos, que traen olores a tierra mojada.

Entre mayo y junio, el campo se vuelve un poco más duro con colores cálidos, como el dorado del trigo o el amarillo alegre del girasol, salpicados de amapolas que surgen en los márgenes del camino y furtivamente entre los cultivos, aspirando el aire cálido y seco del sur.

Son éstas, dos épocas ideales para pasear por el campo y observar con detalle aquellas flores, pájaros, arbustos  y pequeños animales que están desapareciendo de la mayor parte del paisaje agrario andaluz.

La existencia de caminos rurales para la circulación de maquinaria agrícola y para el acceso a las distintas propiedades, ofrece la oportunidad de disfrutar de bellos paisajes muy asequibles por su cercanía.

  • Partiendo de la Puerta del Monte, seguiremos la señal de Ruinas Arqueológicas Fuente de la Reina, por la calle del mismo nombre.
  • A la salida del pueblo, vemos un antiguo depósito de agua de estructura circular con ladrillo visto en la mitad de su cuerpo; es llamado popularmente ‘La Vapora‘.
  • Comienza el camino entre vaquerizas y cocherones y poco después se bifurca, seguimos recto.
  • La ruta va bajando entre chumberas que son utilizadas como límites de propiedad. Los márgenes de esta vereda son respetados en todo el camino hasta el final, lo que nos permite observar grandes extensiones de palmitos y otros arbustos y flores locales.
  • A 1 km. nos encontramos con la Fuente de la Reina a nuestra izquierda. Esta fuente recogía el agua del cerro adyacente a través de diversas conducciones subterráneas y la canalizaba hasta ella, a donde iba la población para abastecerse. Actualmente sirve de abrevadero para el ganado ovicaprino de la zona.  Parece ser que sus orígenes son islámicos, aunque en la loma situada junto a la Fuente se ha localizado un yacimiento cuyos restos van de época turdetano a altoimperial. En 1690 el cabildo de la ciudad decide hacer la fuente de piedra, para lo que contrata a un cantero de Morón: Antonio Gil. A lo largo del siglo XVIII, se continúan diversas reformas debido a la pérdida de suministro y a defectos en las conducciones (de algunas de las cuales se hicieron cargo Alonso Ruiz Florindo y Cristóbal) y en 1787, se decide dotar a la fuente de una escalera y un paso hecho de rosca para evitar los daños del público a la construcción. A fines del siglo, se pone en marcha un proyecto general de conducción de las aguas potables para solucionar los problemas definitivamente.
  • Un poco más adelante a nuestra derecha, se han modelado unos cerros artificiales para la ubicación de una Pista de Motocross.
  • Pasando la Pista y subiendo, llegamos a un espacio abierto donde podemos contemplar un agradable paisaje. A nuestra derecha, el valle del Guadalquivir y Sierra Morena al fondo. A nuestra izquierda, el valle del Corbones.
  • El camino que llevamos va sobre el límite más alto de una de las terrazas fluviales más antiguas del valle del Guadalquivir; lo que le confiere un indudable valor estratégico. Este valor ha sido aprovechado por diversas poblaciones que han ido dejando su huella arqueológica a lo largo de todo el camino.
  • Continuando por ese camino podemos ver al fondo una espesa arboleda, se trata del Parque Rural “Molino de Viento”, en este podemos descansar a la sombra de sus grandes árboles y disfrutar de su antiguo molino de viento actualmente reconstruido en Ermita en honor a María Auxiliadora, Imagen de la Virgen a la cual se acompaña en Romería desde Fuentes a este lugar el último domingo de mayo.
  • A la salida del parque nos encontramos un cruce de caminos, debemos coger el de la izquierda llamado Vereda de Juan Ibáñez, por este camino llegaremos a la carretera de La Aljabara, la cual cruzaremos pasando por un fábrica de morteros denominada El Arenal, y continuando por un vereda la cual dejaremos al margen izquierdo unos olivos hasta llegar a un pinar, desde aquí continuaremos por la misma vereda hasta el Pozo del Algarabejo, donde podemos hacer un último descanso antes de llegar hasta nuestro destino, después debemos ir hasta los cerros de San Pedro por el denominado camino de El Elegido, de albero y en muy buen estado.